lunes, 10 de agosto de 2009

Paz Divina

"No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.
Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. "(Filipenses 4:6-7)


Hay días que son extraños, esos días que todos tenemos alguna vez, esos días en que todo parece desanimarte, en que piensas en tiempos pasados y no te explicas ciertas situaciones, en que anhelas estar sirviendo de una forma distinta, sin embargo pareciera que estás estancado, cuando piensas que tienes mucho que compartir y sin embargo no encuentras donde ni con quien, pareciera ser que tu tiempo ha terminado y otros toman tu lugar.

Sin embargo, vino a mi este trozo de la escritura, el cual muchas veces he leído y he exhortado, pero que hoy lo hago especialmente mío, y doy gracias a Dios por tener su palabra, por el consejo sabio que encuentro en ella, por recordarme que soy su hijo y dependo de Él.

Se también que este proceso no es de mi exclusividad, por el contrario, muchos lo han pasado o lo están pasando, yo les animo a recurrir al único que no nos dejará, el que nos guiará aunque andemos en valles de sombra y de muerte, aquel que es soberano por sobre todas las cosas, al único digno de recibir toda la Honra y Gloria, el que nos dará esa paz que sobrepasa todo entendimiento, nuestro Dios y Señor.
Que Dios les bendiga

4 comentarios:

Francisco Javier dijo...

Es verdad lo del texto... vaya, siempre tenemos días difíciles, pero mirados con ojos mundanos. Los días mirados con ojos de Dios son todos nuevos y diferentes. Te felicito por el escrito y por entrega de reflexión que nos permites leer.

Un abrazo fraterno.

Pericles dijo...

Gracias Francisco Javier por tu visita y comentario, y reafirmando lo que dices, tomados de la mano de Dios cada día es nuevo y diferente incluso aquellos que se nos presentan difíciles.

Bediciones

Anouna dijo...

Todo lo descrito lo he pasado, y también he visto como Dios, mantiene su palabra, en nuestras vidas. Parece que no pasara nada, y sin darnos cuenta igual Dios sigue trabajando. Es sólo confiar, y dejar que Él haga lo que quiera hacer con nuestros tiempos, no entendemos nada, pero todo está en Él.

Abrazos,

Anouna
Araunapeka

Jenny dijo...

amen, ya que yo tambien lo he vivido, solo Jesus nos puede dar esa paz, y confianza que todo esta en sus manos. amigo Pericles te deseo una linda semana junto a tu linda familia, gracias por esta reflexion.