jueves, 6 de agosto de 2009

El mejor Vino

Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús se encontraba allí.
También habían sido invitados a la boda Jesús y sus discípulos.
Cuando el vino se acabó, la madre de Jesús le dijo: Ya no tienen vino.
Mujer, ¿eso qué tiene que ver conmigo? respondió Jesús. Todavía no ha llegado mi hora.
Su madre dijo a los sirvientes: Hagan lo que él les ordene.
Había allí seis tinajas de piedra, de las que usan los judíos en sus ceremonias de purificación. En cada una cabían unos cien litros.
Jesús dijo a los sirvientes: Llenen de agua las tinajas. Y los sirvientes las llenaron hasta el borde.
Ahora saquen un poco y llévenlo al encargado del banquete les dijo Jesús. Así lo hicieron.
El encargado del banquete probó el agua convertida en vino sin saber de dónde había salido, aunque sí lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua. Entonces llamó aparte al novio y le dijo: Todos sirven primero el mejor vino, y cuando los invitados ya han bebido mucho, entonces sirven el más barato; pero tú has guardado el mejor vino hasta ahora. (Juan 2:1-10)


Hace algunos años pude compartir desde el púlpito este pasaje de la escritura, el cual nos habla sobre el primer milagro de Jesús, la palabra nos muestra como él ante una necesidad urgente responde de la mejor forma, quizás podríamos pensar que no es un gran milagro comparándolo con todo lo que haría mas adelante, sin embargo pienso que éste revela en parte la actitud de Jesús ante las necesidades del hombre, él convierte el agua en vino y de esa forma cubre una necesidad, pero veamos de que forma él suple esta necesidad.

Jesús después de convertir el agua en vino lo somete a prueba, dice llévenlo al encargado del banquete, éste sin saber de donde provenía lo prueba e impactado se dirige donde el esposo y le dice, guardaste el mejor vino para el final, la Biblia no dice cual fue la respuesta del esposo, pero es probable que también hubiese cierto asombro ante este hecho.

Jesús al convertir el agua en vino, al suplir esa necesidad, no solo la convirtió en vino sino que la convirtió en el mejor vino; así respondía Jesús a las necesidades en ese tiempo y así mismo lo hace hoy día, en el momento justo y con la mejor respuesta.

Pero quiero tomarme la libertad de hacer un paralelo con nuestra actitud hoy en día, cuantas veces nos dirigimos a Dios en oración y después de un breve saludo empezamos con nuestra lista de necesidades o peticiones y por favor que no se entienda mal, no digo que no lo podamos hacer, pero el tema es ¿cómo lo hacemos?, muchas veces osamos a sugerirle la respuesta a nuestra petición, actitud muy distinta a la que vemos por ejemplo en la madre de Jesús, ella al ver el problema recurrió a su hijo sabiendo que el podría hacer algo, pero nunca le dijo que hacer, no obstante y a pesar de la forma en que nos dirigimos al Padre, él nos escucha con su inconmensurable paciencia e incluso nos responde peticiones, a veces también apuramos al Señor ya que estamos esperando nuestra respuesta y en nuestro tiempo, quiero decirte algo, el siempre responderá en el momento perfecto.

Muchas veces no dejamos que Dios obre su voluntad sino que queremos imponer la nuestra y nos olvidamos que la respuesta de Dios a nuestra necesidad va a ser la mejor, al igual que el vino, era el mejor, nos olvidamos de hacer lo que hizo su madre en las bodas de Caná, someternos a su voluntad y tener fe.


Quiero decirles que Dios quiere darnos una PERFECTA RESPUESTA A NUESTRAS NECESIDADES, ¿por qué no pruebas?, cuando converses con Él dile, Señor éste es mi problema, mi necesidad, tu tienes la mejor solución, a mi se me ocurren algunas, sin embargo solo tu tienes la perfecta, obra tú en el tiempo perfecto y con la solución perfecta y siempre recuerda que lo que para nosotros puede ser un retraso en su misericordia no significa un rechazo a nuestra oración, cada vez que entregues una necesidad al Señor recuerda que el quiere darte el mejor vino, sólo espera “LA PERFECTA RESPUESTA DE JESÚS ANTE NUESTRAS NECESIDADES”

2 comentarios:

Jenny dijo...

Hola Pericles, muy buen mensaje, hay que esperar la respuesta cuando sea el tiempo de Dios, que nos dara el mejor vino.
amigo te deseo un lindo fin de semana, dale mis cariños a arauna de mi parte....
El Señor les bendiga mucho.

Pericles dijo...

Hola Jenny, gracias por tu visita, tal como tu dices, siempre debemos esperar el tiempo de Dios y aveces somos tan impacientes no crees?
Muchas bendiciones para ti y ya di us saludos.