viernes, 20 de marzo de 2009

Tetelestai, la deuda ha sido pagada

Hace algún tiempo recibí un mail que tenía por título, "Muero por estar contigo", la verdad es que no es mi intención contar la historia completa, solo comentar que éste hacía mención a que esta frase tan tierna y apasionada de alguna manera era una analogía a lo que Cristo hizo por nosotros, él, literalmente pudo decir, "muero por estar contigo" y de hecho es lo que él hizo en la cruz del calvario, el sabía que por nuestros méritos nunca estaríamos al lado de su padre, él murió por estar contigo, conmigo y con todos aquellos que le reciban y crean en su nombre.

Juan escribe en su evangelio en el capítulo19 versículo 30 lo siguiente: "Al probar Jesús el vinagre, dijo: --Todo se ha cumplido. Luego inclinó la cabeza y entregó el espíritu."

Ya estamos próximos a celebrar nuevamente semana santa, una fecha sin duda importante para el mundo cristiano, la fecha en que recordamos la muerte y resurrección de nuestro Señor, y he querido compartir este pasaje ya que pienso que éste encierra el acto de amor supremo mas grande que el hombre pueda conocer, Jesucristo, hijo de Dios, como dice Filipenses no se aferró a su condición divina, sino que siendo varón perfecto dio su vida por la humanidad, por cada uno de nosotros.

El texto que he usado corresponde a la versión NVI, que dice "Todo se ha cumplido", la versión Reina Valera traduce esta porción como "Consumado es", en ambos casos esta expresión es una traducción de la palabra griega "TETELESTAI" expresión que correspondía a un término comercial y que también es traducido como "Está pago" o "La deuda ha sido pagada"

Quizás si esta sea la forma que más me gusta, porque la realidad es esa, Jesús, en el momento en que iba a expirar dice, "La deuda ha sido pagada", el precio de nuestros pecados fue pagado en ese instante por medio de la sangre que Cristo derramó en la cruz, es cierto que la salvación es gratuita, nada podemos hacer para conseguirla, primeramente porque es un precio inalcanzable para cualquier persona y además porque, tal como lo expresa este texto ya ha sido pagada y Dios en su inmenso amor nos la da, pero no es menos cierto que el precio que fue pagado por nuestra salvación fue muy alto, el varón perfecto, sin mancha, sin pecado, decidió morir para darnos vida eterna, dice Isaías 53 "Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, y humillado.
Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.
Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino, pero el Señor hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros."

Que triste es pensar que hoy muchos desprecian este regalo, ignorando por completo el real sentido de la obra redentora de Cristo, pero también es cierto que es nuestra responsabilidad el entregar el mensaje de salvación a aquellos que no lo conocen.

Jesús estuvo dispuesto a morir para darnos vida eterna, él estuvo dispuesto a pagar el precio de nuestra salvación, hoy es tiempo que también nosotros estemos dispuestos a morir, y esto significa poder decir al igual que Pablo, "Ya no vivo yo, Cristo vive en mi", ¿estás dispuesto?, bueno ojalá sea así, pues de eso se trata, el que un día dio su vida por ti, hoy quiere hacer de ti su morada, guiarte día a día, cuidarte, abrazarte, consolarte, reprenderte, hoy es tiempo de morir a nuestro yo y renacer en Cristo Jesús, el único mediador entre Dios y los hombres, no hay otro.

Termino esta pequeña reflexión con las palabras del apóstol Pablo a los Romanos:

"Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor."


Recuerden, Tetelestai, la deuda ha sido pagada

2 comentarios:

ARAUNAPEKA dijo...

No es fácil morir, podemos sentir la resistencia a ese hecho. No solamente es dificil pensar en morir físicamente, la muerte es nuestra enemiga, es contraria a nosotros que fuimos creados para vida eterna. Por lo tanto nos resistimos a toda idea, más sabemos que un día llegará ese momento y nos resignamos a que será así. La muerte al yo, a lo propio, a nuestro egoismo es más dificil aún. También nos resistimos ante tal posición, pero Jesús nos demostró que era necesario morir por muy dificil o doloroso que sea. En la muerte hallaríamos la vida.
Pablo lo hizo, nosotros también podemos, el asunto es ¿queremos morir al yo y dejar el Gobierno a Cristo? esa es una respuesta que cada uno debe meditar.
Muy buen tema, excelente, como todos los demás.
Un abrazo. Bendiciones

mividasinmi dijo...

que lindo es recordar el amor tan inmenso que el sintio por nosotros...
que dio su vida por nuestros pecados.

jamas podre dimensionar el gran amor... de nuestro Dios..
y gracias por recordarlo

hermosos poema

bendiciones